Estrategias, Recursos, Classroom Management

Classroom management: gestión de aula desde una mirada positiva

Os dejo el directo del día 6 de mayo aquí!

Hola claustro!

Este post hace mucho que lo tengo pensado, y de hecho he ido publicando pequeños snippets en Instagram estos años, pero hoy, gracias a la iniciativa de los Happy Days y al directo que hemos compartido, por fin me pongo a dejarlo todo por escrito! Hay varios puntos que me gustaría tratar por separado, aunque, en realidad, todo está conectado y parte de un gran punto:

El vínculo

Antes de valorar el comportamiento de nuestros alumnos, si trabajan en clase, si hacen las tareas, si son respetuosos con nosotros y los demás… Deberíamos plantearnos cómo se sienten ellos con nosotros, y entre ellos.

  • Se sienten queridos y respetados?
  • Sabemos algo de sus vidas, sus intereses, sus inquietudes?
  • Y ellos, de los nuestros?
  • Qué lenguaje verbal y corporal usamos con ellos?
  • Les demostramos afecto, confianza, seguridad?
  • Tienen oportunidades de conocer a fondo a sus compañeros?
  • Promovemos un vínculo seguro entre ellos?

Probablemente tengamos la respuesta a muchas de estas preguntas y ellas pueden ser un elemento clave a la hora de enfocar el tipo de classroom management que queremos implantar en nuestra aula. Porque, bajo mi punto de vista, da igual que hagamos planes, pongamos normas o seamos estrictos. Si no hay una base de amor, de respeto, de que se sientan apreciados y vistos de una manera sincera y real, poco podremos hacer para que la gestión del comportamiento en el aula funcione. Porque el afecto va por delante del contenido, porque sin vínculo no habrá aprendizaje real y duradero posible.

Y qué podemos hacer para fortalecer ese vínculo?

En este punto, todo suma. Los cientos de pequeñas acciones que los maestros llevamos a cabo día a día en nuestro contacto directo con el alumnado suman, y mucho, de cara a crear un vínculo estable y duradero que sea la base del aprendizaje después. Las sonrisas mañaneras, preguntar cómo están, saludarlos individualmente por su nombre, preocuparnos por su familia, por sus mascotas, reconocer un nuevo corte de pelo, halagar su nueva camiseta, preguntar por el partido que jugaron el sábado… Y contarles de nuestra vida, nuestras anécdotas y preocupaciones, nuestras aventuras o historias graciosas, abriéndonos como humanos cercanos que sienten y que aprenden también. Usar un lenguaje calmado, respetuoso y empático, sabernos poner en su lugar, ser flexibles, ser capaces de reconocer nuestros errores públicamente, pedirles perdón cuando sea necesario, ser humildes y tratarlos, al final, como lo que son: personas que merecen toda nuestra atención y respeto.

Por lo que se refiere a la relación entre ellos, esto normalmente se gestiona y promueve desde tutoría, aunque desde todas las especialidades deberíamos contribuir a fortalecer la cohesión del grupo. Todos sabemos que durante las primeras semanas de escuela debemos hacer actividades de team/class building, pero autores como Kagan señalan la importancia de seguir este tipo de propuestas a lo largo del año, como mínimo una vez a la semana.

2×10 strategy

Y aún haciendo todo esto, hay alguno que se nos escapa. No conseguimos entrarle ni que se abra a nosotros con las “estrategias” que nos han servido para los demás, y sabemos que necesitamos conectar. Porque, en muchos casos, estos alumnos con los que no conectamos son los que se catalogan como “conflictivos”, los que “te desmontan una clase”, y los que, en realidad, necesitan el vínculo más que nadie.

Una de las estrategias que aprendí durante mis años en Texas fue la llamada “2×10 strategy“, que no es más que dedicar dos minutos al día durante 10 días seguidos a hablar en privado con el alumno en cuestión de cualquier tema de su interés, mientras no sea académico. Esta conversación debe ser informal y hacer que el alumno se sienta cómodo, y obviamente sólo debe llevarse a cabo si él o ella se muestran dispuestos. No se trata de acercarnos y decirles “voy a empezar a hacer esta intervención, te parece?”, sino de iniciarla de la manera más natural posible e ir leyendo sus señales. Al principio, por lo que yo he experimentado, tienden a quedarse bastante callados y será el profesor el que hable más, pero poco a poco se irán soltando y abriéndose, dando lugar a la creación de este vínculo. Obviamente cuando pasen los 10 días no hay motivo para dejar de tener estas conversaciones si es algo que se está disfrutando y que está siendo útil para todos.

Mind your language

Como decíamos antes, uno de los elementos claves en el vínculo con los alumnos es el lenguaje que usamos. Se da por sentado que como docentes usamos un lenguaje respetuoso y amable con los alumnos, pero hay otras consideraciones que podemos tener en cuenta:

  • 3:1 praising ratio: si de verdad queremos tener una gestión de aula positiva, nuestro lenguaje debe serlo también. Un consejo útil es intentar mantener un ratio de 3:1 de comentarios positivos:negativos. No se trata de estar contando “he dicho 3 cosas buenas, ahora ya puedo decir una mala”, sino de antes de decir algo negativo intentar verbalizar 3 cosas positivas para ver si hacen efecto. Por ejemplo: estamos esperando a empezar la clase y hay alumnos que no están listos. En lugar de decir “Marta para de hablar y atiende”, nos centraremos en mentar a los que están mostrando el comportamiento esperado. Diremos algo así como “veo que Pepe tiene la libreta abierta, Pablo me está mirando atentamente y Clara ya tiene todo su material preparado”. Es sorprendente ver como en muchas ocasiones no hará falta pedir a Marta que haga silencio, sino que se dará por aludida al escuchar los comentarios positivos. Si aún así no funciona, pues habrá que ser más directos después. Para una clase especialmente delicada, hasta se recomienda empezar con una ratio de 7:1.
  • Behavioral narration: esta es una técnica descrita en “Classroom management for academic success” que consiste en narrar, sin hacer juicios, los comportamientos deseados que observamos en ese momento para fomentar que los que no los están teniendo, se unan a ellos. Hace unos meses os dejé este post en Instagram con una explicación detallada de la misma.THANK
  • Growth mindset: el growth mindset, o mentalidad de crecimiento, es una manera de hablar, de pensar, que nos hace creer en la mejora, en que la inteligencia se trabaja y en que el esfuerzo y el error son el motor del aprendizaje. Incorporar esta manera de hablar hará que nuestros alumnos se sientan libres de arriesgarse, de equivocarse y de “fallar”, ya que sabrán que están en un ambiente seguro donde no van a ser “castigados” por eso. Hace más de un año tuve el honor de participar en el Podcast “Charla de Profesores” junto a Cristina, de Manual de ELE, y hablamos largo y tendido sobre el tema. Lo podéis encontrar aquí.

Now… make a plan

Routines

Vale, tenemos lo básico: el vínculo. Nuestros chicxs se sienten segurxs, tranquilxs y respetadxs en nuestra aula. Seguramente nuestras sesiones, si se sienten así, ya funcionen muy bien de por si, ya que como hemos dicho, es la base de todo. Pero aún así, se puede optimizar el tiempo, evitar repetir las mismas instrucciones 15656334 veces, o explicar cosas que dábamos por hecho una vez más. Mi consejo number 1 en este punto sería: MAKE AN ACTION PLAN.

A principios de curso siempre, siempre, siempre me tomo mi tiempo para elaborar mi plan de acción del aula. Ya os lo dije en Instagram por allá por septiembre, pero para mi el pensar cómo serán nuestras sesiones desde el minuto 0 es una gran inversión de tiempo. Así que… coge papel y lápiz (o ábrete un documento nuevo), y empieza a pensar en los siguientes puntos, y decide cómo serán en tu aula:

    • Transiciones en los pasillos: cómo los recoges de su aula? Cómo hacen la fila? Hay “stops” donde tengan que ir parando? Hay algún orden de fila?
    • Entrar al aula: tienes alguna rutina en particular? Por ejemplo, nosotros nos quitamos los zapatos, hacemos el “sight word practice” y el saludo personalizado con la teacher, y luego entran a su sitio y hacen la “bell work”. Os lo expliqué aquí. Routines III
    • Bell work: esto no es más que asegurarnos que los alumnos saben qué tienen que hacer al entrar. Establecer una rutina donde saben si tienen que preparar la libreta, o hacer alguna tarea determinada, libera tiempo para atender uno a uno a los alumnxs que entran al aula, favoreciendo el vínculo y reduciendo disrupciones.
    • Sitting: al entrar, dónde se sentarán? En el suelo? Tienen sitios asignados? Flexible seating? Rotación de espacios?
    • Anticipar la sesión: vas a usar algún sistema para anticipar lo que sucederá? Yo lo recomiendo mucho. En mi caso les escribo el “menú” de la sesión en la pizarra y vamos tachando las tareas completadas. Esto les da calma por saber qué viene después.
    • Noise levels: qué cantidad de ruido consideras tolerable? Vas a poner algún sistema in place para controlarlo? Hay apps, el típico “noise-o-meter”…
    • Attention getters: si necesitas que los alumnos atiendan, qué vas a hacer? Hay miles de variantes… CLASS-YES, clapping, 1,2,3 eyes on me… Agénciate uno y a explotarlo.
    • Pedir permiso: las cuestiones de necesidades básicas (agua, baño…) cómo van a ser gestionadas? Pueden ir cuando quieran? Lo piden verbalmente? Usan alguna señal? Yo personalmente uso “hand signals” para agua, baño y pañuelos y nos funcionan de maravilla. Os dejo el post al respecto aquí.Routines IV
    • Coger/devolver materiales: Tienen materiales propios? O los materiales están socializados? Si es así, cómo se irán a buscar? Hay algún encargado? Dónde están? Cómo están organizados? En mi caso los alumnos tienen estuche pero cada área tiene un “cubby” con materiales tipo pegamento, tijeras… que un encargado irá a buscar y recogerá en cada sesión.
    • Entrega de tareas: trabajáis en libreta? Hojas? Digital? Un mix? Los alumnos escriben su número en su papel? Te entregan sus trabajos en orden? Hacen entregas diarias o al final de la unidad? Qué pasa si entregan algo tarde?
    • Gestión del comportamiento: qué se considera aceptable/inaceptable? Cómo lo vas a comunicar a los alumnos? Vas a usar algún sistema en concreto? Puntos, apps, recompensas? Con qué frecuencia se revisarán éstos?
    • Lenguaje del alumnado: si eres especialista de lengua extranjera, qué expectativas tienes respecto a su uso? Cómo lo fomentarás? Qué apoyos tendrán en el aula para poder comunicarse en L2?

Por si alguien está interesado, os dejo el documento que elaboré yo el pasado septiembre con mi classroom management plan. No incluye el plan de Flexible Seating, that’s a whoooole other document 🙂 You can get it here (19-20 CLASSROOM MANAGEMENT) (in English, by the way).

Rutinas y expectativas

Routines II

Una vez tengas tu plan bien claro en tu mente (y en tu papel), es el momento de llevarlo a la práctica. Pero ojo! El plan debe ser algo flexible, que se adapte a los alumnos que tienes delante, porque sino, no funcionará. Tienes que estar abierta a cambiarlo cuando sea necesario, y en especial a incorporar todo aquello que sugieran los alumnos y que consideres que puede funcionar.

En este punto es crucial comunicar nuestro plan de manera clara. Yo recomiendo invertir mucho tiempo las primeras semanas en modelar, modelar y modelar. Explicar qué es aceptable y qué no, pero no solo eso, sino hacer que lo verbalicen, que lo dramaticen frente a la clase. Acordar normas, hacer lluvia de ideas sobre lo que nos va a servir y lo que no, lo que vamos a aceptar y lo que no, y las consecuencias que todo ello conlleva. No dar por hecho que van a saber cómo se entra al aula, qué deben hacer los primeros minutos, cómo se pide permiso… explicar, modelar, practicar, para interiorizar y ahorrarnos tiempo en el futuro.

Recursos

  • PBISworld.com: es una web basada en el método Positive Behavior Intervention System que es muy útil para maestros. Te permite seleccionar comportamientos que observamos en el aula y te sugiere estrategias de intervención positiva por Tiers para favorecer la creación de un vínculo afectivo efectivo.
  • Teach Like a Champion: este libro compila 62 técnicas para aumentar el engagement de los alumnos y establecer una gestión de aula efectiva. Son estrategias sencillas, fáciles de implementar y sobretodo, súper efectivas. Worth a read!
  • The First Days of School: este libro es viejito ya, pero se considera the Holy Grail del classroom management. Ayuda a profes nuevos (y no tan nuevos) a establecer sus planes de acción teniendo en cuenta cantidad de elementos.
  • The First Year Teacher’s Survival Guide: este libro nos lo regalaron a todos los maestros recién incorporados a Austin ISD el verano de 2013 y la verdad es que no te lo acabas, seas 1st year teacher o no. Tiene ideas para todos los aspectos de la docencia, y se basa mucho en la gestión de aula. Un must para mí.

Bueno claustro, gracias por leerme, creo que he podido poner por escrito todo lo que quería transmitir. Iré actualizando este post con ideas y sugerencias que vayan saliendo!

Un abrazo,

Anna

2 thoughts on “Classroom management: gestión de aula desde una mirada positiva”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s